Con la musealización de la Ferrería de San Blas, la Junta de Castilla y León ha querido rendir un homenaje a un grupo de hombres y mujeres,  que hizo posible la instauración en estas tierras de la primera industria siderúrgica de España, en 1846. Personajes como Miguel Iglesias Botia, Santiago Alonso Cordero y Casiano de Prado  y Valle creyeron que era posible traer a España los adelantos técnicos y las infraestructuras que estaban desarrollándose en aquel momento en países como Bélgica y Francia.

 

Fruto de este empeño fue la construcción de un complejo industrial siderúrgico con altos hornos de cok, algo que supuso un acontecimiento de gran importancia en aquella época por la utilización de la más alta tecnología el momento y, en especial, por la singular arquitectura neogótica de la gran nave de la laminación.

 

El panorama de España en esos momentos no parecía presagiar un buen final para el proyecto: el reinado de Isabel II enmarca una época convulsionada por conspiraciones, cambios de gobiernos, levantamientos militares, luchas callejeras y, por si fuera poco, las Guerras de África y del Pacífico agotaron las arcas públicas. Una economía basada en el sector primario y con escasa presencia de una burguesía emprendedora y activa, la falta de demanda interna y de capital español para este tipo de industria, junto con la falta de infraestructuras ferroviarias que encareció los costes de producción, forzaron el cierre de la Ferrería de San Blas en 1866.

 

Desde entonces y hasta 1991, la economía del Valle se basó en las explotaciones mineras, cuya actividad y memoria se recoge en el museo, a la vez que los usos y costumbres de las gentes del Valle que han sabido mantener a lo largo del tiempo un fecundo y continuo diálogo con el medio natural.

 

La rehabilitación de la Ferrería de San Blas y su reconversión en el Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León, supone un paso más en el objetivo de la Junta de Castilla y León de configurar una red de centros museísticos que pongan en valor nuestro patrimonio y ofrezcan una visión moderna, innovadora y vital de nuestra Comunidad.

 

 

 

María Josefa García CiracA

Consejera de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León